Make your own free website on Tripod.com

     El día 21 de Marzo, ha muerto Maximiano Abad Gordo vecino de Quintanar; padre de Marcelino, Vidalito y Feli... Su sobrino Esteban Rioja Chicote, ha compuesto el siguiente poema recordando los quehaceres de sus días...

In memoriam 

Diste el salto, tío Maxi, hacia otros lares
a ese monte de Olimpo con los dioses
donde habrás de encontrar bellos lugares

Uno habrá para ti, de donde oses
echar jotica al aire, o un romance
(Petrilla velará en amor tus toses).

Harás reír allí con buenos lances
eternas concurrencias de serranos
y algún francés de Reims que caiga en trance.
Dirás lo del tapón con sabia mano
aquél de "bota que buen vino porta",
en tertulias, meriendas o en desmanos.

O en reposos nocturnos de las cortas
por esa tierra Soria o en tu bosque
que va desde Triguera hasta Zagurtas.

Veo al maestro dándote algún cosque
para meter catón en tu cabeza,
no para tirar de hacha o dar enfosques.

Ni tampoco, arrobado en su belleza,
memorizar romance de La Loba
o tirar de la yunta con destreza.

O manejar las cargas por arrobas,
o hacer ordeños o guiar tractores
o ser un dulce amante en vuestra alcoba.

Esos montes corriste y los alcores,
y allí donde pisaste, pica en Flandes
pusiste, triunfadora y con vitores.

Como dice el refrán: "Ande o no ande
grande mejor" y tú total lo has sido,
lo dijo el primo cura en misa grande
"Majo a carta cabal, bien has cumplido".
                                     E.R.
            30/3/03

Esta pequeña poesia la escribió Pablo Fernández, consuegro de su hermano Balbino 

Una persona excelente

gran poeta, buen serrano

porque eres "muy buena gente"

te queremos Maximiano.

21-3-03

A los que conocíais la afición de Maximiano a recitar poesías de otros y de propia creación, os mostramos en esta página dos.

   

LO QUE HA SIDO Y ES QUINTANAR

                         

Quintanar, eres todo maravilla

eres la perla en pinares

en la región de Castilla.

 

Eres el pueblo serrano

que vives con alegría

eres el pueblo cristiano

católico y castellano

que sobre la Historia brilla.

                   

En altas sierras naciste,

en altos montes habitas

rodeado de pinares

a dos mil metros de altura.

 

Una "quinta" fuiste antes

 hoy eres pueblo crecido

trabajador, culto, unido

con unos tres mil habitantes

 

Tienes antiguos escritos,

                tienes leyendas de ahora

                archivados en Simancas

                escritos para la Historia.

 

                         Noble pueblo burgalés

                que trabajas con esmero

               imitando así a la hormiga

                que se afana en su hormiguero.

 

                       Tu urbanizado poblado

               de casas bien construidas,

                plantadas sobre un collado

                en un saliente orientado

                hacia el sol de mediodía.

 

                       Por esas amplias ventanas

                abiertas para la higiene

                entran brisas perfumadas

                de esas piñas apiñadas,

                de esos pinares tan verdes.

 

                        Pinares que te embellecen,

                pinares que te dan vida,

                pinares que te enriquecen

                y a tus hijos favorecen

                con el pan de cada día.

 

                       Eres todo un sanatorio

                adornado de belleza,

                eres jardín admirable

                de riqueza incalculable

                brotes de Naturaleza.

               

                       Así vives, pueblo regio

                así vives, Quintanar,

               trabajando cual la abeja

                que trabaja y cera deja

                sobre exquisito panal.

 

                        Ya no vives las costumbres

                de aquellos "viejos serranos"

                costumbres de las herencias

                bien partidas, a conciencia;

                bien partidas como hermanos.

 

                         Herencias de un Privilegio

                de Reyes que aquí reinaron,

                son los pinos escogidos

                que han nacido y han crecido

                sin ser por nadie plantados.

 

                         A muchos de "los mayores"

                nos quitan ese privilegio

                porque nos llevan los hijos

                por enfermos o por viejos.

 

                         Nos han robado la Herencia

                que los Reyes nos dejaron

                 pues ya no somos ni primos

                y mucho menos Hermanos.

               

                          Ved la verde maravilla

                 en el pueblo que es Quintanar,

                 con el nacimiento en Sanza,

                el camping a la orilla del Arlanza,

                 el fútbol en el Henar,

                 con nuestras buenas praderas

                y la dehesa de Cañucar.

 

FIN

Autor: Maximiano Abad Gordo

Manifiesta el agravio que sienten las personas mayores, (que por falta de salud tienen que vivir con los hijos que residen fuera), a causa de las nuevas Ordenanzas Municipales sobre "El Privilegio", aprobadas por los vecinos, que los privan del "derecho a percibir pinos"

 

 

POESIA DE UN EMIGRANTE

 

                        En Quintanar de la Sierra

                con nuestros buenos pinares

                era para ser millonarios

                y estábamos pasando hambre.

 

                    El pan, ya nos lo negaban;

                carne no nos querían dar;

                y con unas sopas de ajo,

                marchábamos a trabajar.

                Y ahora ves a los mocitos

                con pantalón de "tergal".

 

                    Y venías por la noche

                muerto de hambre y fatigado

                y para cenar te tenían

                patatas con un chicharro.

 

                    Pero quiso Dios del cielo

                arreglar la situación

                y fue cuando ya empezamos

                a marchar de emigración.

           

                    Nos vamos al extranjero

                en busca de un buen jornal

                ya que aquí en nuestro pueblo

                dicen, no nos lo pueden dar.

           

                    Es muy triste y muy penoso

                el tenerse que marchar,

                y a la mujer y a los hijos

                dejarlos en el hogar.

                Pero es la única forma

                de que puedan comer pan.

 

                    Al marcharnos, ellos lloran,

                todo es penas y suspiros;   

                pero llega la alegría...

                cuando reciben "el giro".

 

                    Gracias a la emigración

                tenemos nuestras casitas

                que se veía bien claro...

                que eran de los prestamistas.

 

                    Venimos a nuestro pueblo

                a pasar las vacaciones,

                muchos de los emigrantes...

                ya tienen "televisiones".

 

 

                    ¡Y buena rabia les da

                a esos ricos pretamistas,

                de ver que ya son muy pocos...

               los que sus casa visitan!

 

                    Te lo cobraban a un diez...

                aún les parecía poco!

                Si no es por la emigración...

                no salimos de tramposos!

 

                    Ahora te ven por la calle...

                y no sonríen como antes.

                Si siguen pensando así...

                más de dos, mueren de cáncer.

 

                    ¿No es una gran alegría,

                para el pueblo, Quintanar,

                que prosperen los vecinos

                y que prospere el pinar?

 

                    Con el "Plan de Desarrollo"

                alguna industria pondrán.

                ¿Cuándo llegará ese día...

                en que no haya que emigrar?

 

                    Trabajemos en el pueblo

                y no estemos separados,

                ya se acabaron los tiempos...

                de comer el pan fiado.

 

                                FIN

  Autor: Maximiano Abad Gordo; en los años 60 fue emigrante en Francia