Make your own free website on Tripod.com

MONUMENTOS DE QUINTANAR DE LA SIERRA

Por Aurelio-Angel Gil Cardeña

Su correo:auregil@hotmail.com

CUEVA ANDRÉS

UNICO ARCO CALIFAL RUPESTRE DE ESPAÑA

GUIA PRACTICA
PROLOGO 

       Yo, el autor viendo la necesidad de dar luz, y considerando digno de general deseo el beneficio, que resultara de una guía, que además de fundarse en los muchos, célebres y a veces desconocidos monumentos que se hallan en los términos de la Villa, sea la presente guía, breve, llana, y acomodada a la inteligencia, é instrucción de todos. La utilidad, y necesidad de la Guía, cuya formación, y publicación he pretendido, como tan conveniente a todos los aficionados a instruirse en la historia y Naturaleza de la Villa.

     Para satisfacer a tan justo, como general deseo, he compuesto la presente guía en método llano, y acomodado a todo género de lectores, fundándola en mis notas, visitas, y observaciones realizadas a todos y cada uno de los rincones y lugares que componen los confines del término de la referida Villa, y añadiendo algunas noticias orales, de mi padre Aurelio Gil Antón, mi tío Vicente Gil Antón y de mi vecino Pedro María, además la documentación recopilada por Pedro Gil Abad natural de la Villa, en sus libros "Quintanar de la Sierra, y la Junta y Hermandad de la Cabaña Real de Carreteros".

     Siendo la Villa una de las con más encantos del Reyno, como plaza principal fundada en los inmemoriales tiempos, escogida por los primeros pobladores de nuestra Castilla, y otras civilizaciones que han compuesto los anales de la Historia de España.

Yo el Autor.

INTRODUCCIÓN

     El emplazamiento elegido para la construcción de este cenobio es realmente inspirador, así como su situación tan apartada de los poblados de su entorno y sobre todo las duras condiciones climáticas en invierno, lo hacen ideal para pensar que el cenobio fue un pequeño retiro espiritual.

    El aprovechamiento de la Naturaleza en Cueva Andrés representa claramente lo que fue la vida eremitita, el eremita era y es una persona que decide retirarse de la sociedad para llevar una vida en soledad ya sea por motivos personales, para rezar o hacer penitencia. Esta vida es realizada en la más absoluta austeridad, considero que hay mucha austeridad en Cueva Andrés, como indicaba anteriormente la rudeza del invierno, hace de este lugar una prueba de fuego para la persona que decide retirarse de la sociedad para vivir en una cueva.

      La Historia nos dice que, los primeros eremitas cristianos, tienen su origen en Egipto en el siglo III, al ser perseguidos los cristianos por el emperador Decio, esos cristianos huyeron al desierto para practicar su fe y poder orar en condiciones. Según la tradición el primer eremita cristiano fue Pablo de Tebas, el cual huyó al desierto en el año 250 D. C. La vida eremitita comenzó a practicarse en Europa occidental hacia el siglo IV D. C., en Europa los eremitas tuvieron que refugiarse en cuevas y lugares resguardados dadas las condiciones climáticas tan adversas.

      De este modo tenemos una ubicación aproximada en el tiempo, a partir de la cual considerar la llegada de los primeros eremitas a la Península Ibérica.

SITUACION

      Cueva Andrés es un pequeño complejo arquitectónico rupestre enclavado en el termino municipal de la villa de Quintanar de la Sierra ( provincia de Burgos ), esta villa se encuentra situada en el extremo sur oriental de la provincia de Burgos, en la “Comarca de Pinares”, rodeada por los Picos de Urbión y la Sierra de la Demanda.

      Para llegar a Quintanar de la Sierra, tomaremos,  la carretera Nacional 234 Burgos – Soria, llegados a Salas de los Infantes, en el centro urbano existe una desviación a la izquierda señalando la Dirección a Quintanar, 25 Km.  es la distancia que nos separa, en el camino después de atravesar Castrillo de la Reina, y pasado Palacios de la Sierra da comienzo al cambio radical en el paisaje: pinos, robles envuelven la carretera; dejando atrás la desviación a Vilviestre del Pinar, en el horizonte se divisa enclavada en un promontorio rocoso la villa de Quintanar de la Sierra, una desviación a la izquierda señala la dirección para entrar en Quintanar.

LLEGAR A CUEVA ANDRES

      Para llegar a este hermoso lugar, la manera más sencilla, consiste en atravesar toda la villa de Quintanar; a salida en dirección a Neila, la carretera tiene una desviación a la derecha (dirección Noreste) la cual indica dirección al “campamento y a la necrópolis (Cuyacabras) “, pasaremos por el puente de piedra,  sobre el río Arlanza y unos metros más adelante encontraremos otra desviación a la derecha la cual señala dirección Necrópolis.

    A partir de aquí comienza nuestro interesante recorrido, estamos en la pista forestal que conduce hasta Regumiel de la Sierra y termina en el paraje conocido como “Fuente Tazaplata “.

     Iniciado el recorrido por la pista, a nuestra izquierda aparece un desvío; este desvío nos conduce a otra ruta natural que termina en el mirador de “El Peñedo “. Nuestra dirección es continuar a la derecha. La pista, - después de atravesar el puente sobre el arroyo de Camporredondo – llega a un cruce, a nuestra izquierda una vieja serrería conocida como “La Ponderosa “, a la derecha existe un merendero y una fuente de agua potable: "Fuente el Cuco" junto al arroyo de Peñas Corvillas. A la derecha comienza la pista que nos conduciría hasta el Comunal de Revenga; seguimos la pista de la izquierda; el monte empieza a envolvernos y no seria extraño que una ardilla, algún zorro o pájaros, pasen delante de nosotros.

     La pista discurre paralela al arroyo de Peñas Corvillas, hasta llegar a un cruce, este paraje es conocido como “ Majada Luisillo “, aquí tomaremos la desviación a la derecha ( dirección Este ), girando 90º, nos encontramos situados sobre la pista que nos conducirá hasta cueva Andrés, a unos 450 metros se encuentra la explanada, desde la cual se accede a la necrópolis de Cuyacabras, nuestro camino continua por la pista dirección Este o al frente, recorridos unos 1.300 metros, después de pasar sobre el puente del río Torralba, la pista toma un sentido ascendente, llegamos a una pequeña planicie a nuestra derecha, aquí se encuentra el poste indicador desde el cual tomaremos el sendero hasta Cueva Andrés. Esta planicie tiene como referencias; primero un pino, situado ligeramente a nuestra derecha, en su base existe una gran incisión quemada, sirva de explicación, que ese pino es resinoso y que su base ha sido utilizada para extraer tea - trozos pequeños de madera que contienen resina lo cual les hace muy combustibles y les otorga un olor característico -. Otra referencia es la roca que se encuentra más a la derecha del pino, de su base brota un pequeño manantial de agua

     Para llegar al Eremitorio debemos tomar el sendero que desciende, especial cuidado se ha de tener para no resbalar, puesto que la pendiente es muy pronunciada. El sendero llega a una zona en la cual predominan los robles jóvenes a nuestra izquierda. En esta zona no está señalada la dirección a tomar para llegar a Cueva Andrés, así pues pondremos especial atención en: sobre el sendero existe un pequeño amontonamiento de piedras, y en el pino existe grabada una señal indicando una pequeña vereda que conduce hasta el promontorio rocoso donde se encuentra el Eremitorio. De cualquier forma llegados a la zona de robles jóvenes, debemos poner atención a nuestra izquierda, entre los robles al fondo se localiza Cueva Andrés.

¿QUÉ VER?

    Lo primero que debemos tener en cuenta es que el paso del tiempo, la acumulación de sedimentos, la erosión y la mano del hombre han destruido o tapado gran parte del este pequeño Cenobio.

    En la parte superior de la Peña, se encuentra una tumba realizada en la propia roca, así como una pequeña bañera construida sobre la tumba, la cual estaría destinada a la recogida de agua de lluvia, y el agua del deshielo.

    Bajamos al pequeño valle que conforma el lugar, esto es Cueva Andrés, una antigua cueva utilizada por el hombre para sus prácticas religiosas. Este complejo arquitectónico se caracteriza por haber sido utilizado como residencia y a la vez necrópolis.

    En lo que fue la entrada a la Covacha se encuentran esculpidos en la pared unos huecos, su destino servir de alacena, junto a estos existe también esculpido en la roca un asiento con forma antropomorfa.

    Esta covacha, ahora destruida, conserva los restos de piquetazos, esto nos indica que la cueva fue ampliada artificialmente. En lo que seria el fondo de la Cueva, restos de humo nos indican que ese era el lugar de cocina, así como grandes hogueras harían calentar en invierno la estancia, y de esta manera calentar la roca para que el agua contenida en la bañera superior se calentara.

ARCO CALIFAL

     Junto a la Covacha, una segunda roca y en su cara vertical se encuentra el único arco califal rupestre en España. Se trata de un precioso Arco realizado en relieve sobre la roca, ocupa casi la totalidad de la pared, sus dimensiones son: 1,35 metros de altura por 0,65 metros de anchura. Dentro del Arco hay insculpida una gran cruz griega. Sobre el Arco existen unas letras, en la actualidad son ilegibles.

    El Arco es de herradura, esto quiere decir que su fecha es de época mozárabe; según los estudios realizados al respecto nos dicen que su construcción tuvo lugar entre el VIII al X, durante la era alto medieval.

    En la parte superior, se encuentran improntas y vaciados, conformados para soportar la estructura del Eremitorio, entre los helechos frente al arco se encuentran restos de cimientos.

    Esta roca, frente a la pradera, a ras de suelo, contiene dos nichos, también en este lado de la roca, en la parte superior se conservan las improntas de soporte de estructura.

CURIOSEAR

    Subidos a la peña de la covacha, la cual contiene la tumba y la bañera, sí miramos hacia el plano de la peña que se encuentra a nuestros pies, podemos ver unos signos insculpidos en ella, y de distintas formas, no sé lo que quieren indicar, pero son sólo legibles desde la altura.

     Por la pradera, discurren dos arroyos, éstos recogen las aguas que a su vez descienden por la ladera, procedentes del paraje conocido como “El Calaverón” situado más arriba de la carretera, y que discurren a la izquierda paralelos al sendero descendente. A simple vista parecen naturales, pero un breve recorrido por la pradera, en dirección contracorriente, llegaremos al nacimiento artificial de los arroyos. A unos 100 metros, podremos observar, como una serie de piedras a las cuales se dieron forma para encajar unas con otras, tienen la misión de encauzar las aguas.

    Por otra parte, si continuamos la dirección de la corriente de los arroyos, entre los helechos, llegaremos a donde vierten aguas, esto es, en el río Torralba, allí  en la explanada, podremos observar una serie de rocas, dos rocas – conservan las improntas esculpidas -,  otras colocadas a determinada distancia y restos cubiertos por la hierba, parecen conformar el recinto que rodearía el Cenobio.

    En la otra orilla del río Torralba, observaremos que parte un camino dirección Oeste, este camino nos llevara hasta el recinto de la Necrópolis de Cuyacabras. Este recorrido se puede realizar en 30 minutos, para ello seguiremos el camino, este discurre entre pura naturaleza, pinos y robles dominan el entorno;  aproximadamente a 1 Km. Frente a nosotros cruza perpendicularmente otro sendero dirección Norte – Sur, una vez sobre el nuevo camino giramos 90º a la derecha dirección Norte, 700 metros más adelante, sin abandonar el camino, entramos por la parte Sur en la Necrópolis de Cuyacabras.

Guía realizada  por:

Aurelio Angel Gil Cardeña Á